Barcelona está en el TOP 10 de las capitales europeas de la cultura con más de un millón de habitantes, superada por Berlín, Milán o París.

Que Barcelona y cultura son dos conceptos que van de la mano es algo que no se le escapa a nadie. Sin embargo, nunca está de más que Comisión Europea establezca un índice para evaluar, objetivamente, hasta qué punto puede competir con otras ciudades del continente. Así ha sido. El Cultural and Creative Cities Monitor (Monitor de Ciudades Culturales y creativas) ha posicionado a la capital catalana entre las diez grandes capitales europeas con mayor actividad creativa y cultural.

barcelona in a weekend
El modernismo catalán es uno de los responsables de que Barcelona sea una de las grandes capitales europeas de la cultura.

 

Barcelona es la novena capital europea de la cultura con más de un millón de habitantes. El coeficiente establecido por la Unión Europea analiza 29 indicadores como el número de teatros, cines o conciertos, la tasa de empleo vinculado al arte o el entretenimiento o la cifra de visitantes a museos. La ciudad que ostenta el primer puesto dentro de esa liga es París, con una puntuación general del 63,2. Le siguen, por este orden, Múnich (41,7), Praga (38,4), Milán (38,4), Viena (35), Bruselas (36), Londres(34,7), Berlín (34,6), Barcelona (33,2) y Budapest(30,1).  

Por cierto, Madrid estaría en la undécima posición de este ránking (28,6), aunque supera a la capital catalana en áreas como la economía creativa o el número de trabajadores vinculados a la creación y gestión del conocimiento.

 

Los puntos fuertes de Barcelona

El Cultural and Creative Cities Monitor destaca que Barcelona es la capital de la cultura catalana y la única ciudad con nueve lugares declarados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, que también la incluye en su red de Ciudades de la Literatura. Aplaude el hecho de utilizar la calle como escenario de eventos culturales (Llum Bcn, La Mercè Arts de Carrer) y su espíritu emprendedor y creativo. Tampoco olvida la importancia de museos como el Picasso o la Fundación Joan Miró, además de sus 170 festivales dedicados a la música (como el Primavera Sound o el Sónar), la literatura, el teatro o el cine. Por último, incluye la importancia de Barcelona como iCapital europea por implementar nuevas tecnologías para acercar la ciudad a sus habitantes.

Las Ramblas
Vista de La Rambla, la calle con más cultura de Barcelona.
Sobre el indicador de la Comisión Europea

El Cultural and Creative Cities Monitor es un coeficiente que elabora el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea. Este se calcula entre 168 ciudades basándose en la proporción de vida cultural que tiene en función de su número de habitantes. Por este motivo, una ciudad pequeña con tres museos y diez festivales al año recibirá un coeficiente mucho más alto que una gran urbe con los mismos datos.

La Comisión Europea recomienda que se comparen ciudades con un número similar de habitantes si se quiere sacar resultados claros. De todos modos, si contamos las ciudades pequeñas, Barcelona caería al decimonoveno puesto y entrarían en la clasificación Amsterdam (tercera posición con un 45,5) o Lisboa (cuarta con un 42,6).