Hay tantos dragones en Barcelona que a la ciudad se la llegó a conocer como Drakcelona. Estos son algunos de los más conocidos.

Si Daenerys Targaryen, Fujur o Smaug tuvieran que elegir una ciudad para pasar el resto de sus días, la respuesta sería clara: Barcelona. Desde la Edad Media, estos seres pueblan la ciudad para velar y proteger a sus habitantes. Los puedes encontrar en cualquier parte, agazapados en las callejuelas del barrio Gótico, fuentes, puertas, mosaicos… La presencia de dragones en Barcelona se explica con la leyenda de Sant Jordi, patrón de Cataluña. Cuentan que hace miles de años, un feroz dragón devastaba las tierras de Montblanc (Tarragona) devorando a los animales. La situación se hizo tan insostenible que los vecinos decidieron entregarle cada día un vecino. La elección se hacía por sorteo y nadie se libraba de correr este terrible destino, ni siquiera la familia real. De hecho, la hija del Rey fue escogida para ser la próxima presa del dragón. Cuando este se disponía a tragársela, apareció un caballero (Sant Jordi) y acabó con la vida de la bestia clavándole su espada. De su sangre nacieron rosas rojas y por eso, cada 23 de abril, es tradición de regalar esta flor a nuestros seres queridos.

Hay tantos dragones en Barcelona en honor a esta historia que la ciudad se conoce también como Drakcelona. Incluso en los mapas que datan de la Edad Media aparecía la advertencia hi sunt dracones, aquí hay dragones. Hoy día hasta existe una aplicación móvil para saber si estás cerca de uno de ellos. Estos son los más conocidos pero desde luego, hay muchísimos más ¡Hasta 400!

1. El dragón de la Casa Bruno Cuadros

Este original edificio situado en La Rambla fue diseñado por el arquitecto Josep Vilaseca i Casanova (1848-1910). Cuando el comerciante Bruno Cuadros le encargó el diseño de su tienda de abanicos, paraguas y pañuelos, este plasmó su pasión por el arte japonés en la fachada del edificio. El elemento que más destaca de esta decoración es, sin duda, el dragón.

Dragones en barcelona
Dragón de la Casa Bruno Cuadros

 

2. El Drac del Park Güell

¿Un dragón o una salamandra? Existen diversas teorías sobre lo que representa el elemento más emblemático del Park Güell. Algunas hipótesis afirman que Gaudí quiso representar el dragón de Sant Jordi. Otras versiones apuntan a que encarna a la salamandra alquímica vinculada al fuego, a la mitológica serpiente Pitón del templo de Delfos (símbolo de sabiduría) o el cocodrilo del escudo de la ciudad de Nîmes (Francia), donde se crió Eusebi Güell, mecenas del arquitecto. De todos los dragones en Barcelona que hay, es el más icónico.

dragones en barcelona
Drac del Park Güell.

 

3. Dragón de la casa de les Punxes

La Casa Terrades, conocida como casa de les Punxes (casa de las puntas) por su afilado tejado, es uno de los edificios más representativos de la Diagonal de Barcelona. Fue diseñada por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch en 1905 para las tres hijas de la familia Terrades, que tendrían una casa en cada torre. En la fachada principal del edificio, un mosaico relata la leyenda de Sant Jordi, a la que se dedica una exposición en el interior.

dragones en barcelona
Fuente: casa de les Punxes.

 

4. Dragón de los pabellones de la Finca Güell

Esta finca fue el primer encargo que el conde Güell le hizo a Antoni Gaudí en 1887. La entrada principal de estos pabellones está custodiada por un dragón con ojos de cristal. Se trata de Ladón, el guardián del jardín de las Hespérides, al que venció Hércules en su undécimo trabajo. Tanto la estética de esta figura como la de la reja recrean el poema de  L’Atlàntida, de Mosén Cinto Verdaguer, que narra las aventuras y desventuras de Hércules por Iberia.

dragones en Barcelona
Entrada a los Pavellones de la Finca Güell.

 

5. Cascada monumental del Parque de la Ciudadela

Es, sin duda, una de las fuentes más impresionantes de Barcelona. Este conjunto escultórico está repleto de simbolismo y referencias a seres legendarios y/o pertenecientes a la mitología romana, como la representación del nacimiento de Venus, cuatro grifos que expulsan agua por la boca y por supuesto, un dragón. En el mismo parque de la Ciudadela se encuentra el Castillo de los Tres Dragones.

dragones en barcelona
Dragón en la Cascada del Parc de la Ciutadella.