En serio, la exposición de Juego de Tronos nos ha dejado con el hype por las nubes.

Si aún no has visto la Game of Thrones Exhibition en el Museu Marítim de Barcelona, deja lo que estés haciendo y compra ya la entrada. Es todo lo que un fan de la serie necesita para calmar su ansia y las cifras lo demuestran. Desde que se inauguró a finales de octubre ha recibido más de 85.000 visitantes, convirtiéndose en una de las exposiciones más vistas de la península. Debido a este éxito,  los organizadores han anunciado que el desembarco en nuestras tierras durará dos meses más, hasta el 11 de marzo. Si aún te estás planteando dar el paso, te contamos, con todo lujo de spóilers, lo que te puedes encontrar en este viaje por los Siete Reinos.

Barcelona se eligió como primer destino de la Game of Thrones Exhibition por la vinculación de Cataluña con las últimas temporadas de la serie. Las calles de Girona se utilizaron para recrear Braavos y el Castillo de Santa Florentina -en Canet de Mar-para la fortaleza de la casa Tarly. La muestra no podía haber elegido una localización mejor. El Museo Marítim, al final de La Rambla, es la prueba de que Barcelona es una ciudad que nació por y para el Mediterráneo y claro, el mar también juega un papel importantísimo en la serie. Por eso, la motivación por la exposición empieza desde el momento en el que haces cola para entrar. No necesitas que te pongan la banda sonora de la serie para amenizar la espera, tú y las decenas de personas que te acompañan ya la hacéis entonando la intro.

game of thrones exhibition
Cartel promocional de la ‘Game of Thrones: The Touring Exhibition’.

 

La primera actividad que te presentan nada más validar la entrada es una foto con Drogon, el niño favorito de Khaleesi. El resultado se puede al final de la visita. El subidón llega cuando te meten en una habitación y te hacen un resumen épico de lo que han sido estas temporadas. Repleto de spóilers por cierto, por lo que si no estás al día, más te vale ponerte las pilas porque te lo recuerdan todo, todo y todo.

Cuando aún estás digiriendo la última escena de la séptima temporada te meten en el bosque de Invernalia, una maravilla para los fieles a la casa Stark. Hay que decir que uno de los aspectos que más llaman la atención de toda la exposición de Juego de Tronos son los trajes. No solo porque son los que de verdad se usaron en los rodajes, sino porque te argumentan por qué tienes que esperar tanto tiempo entre una temporada y otra. La producción basada en las obras de George R.R Martin está muy trabajada y el vestuario de los personajes es la prueba. Cada capa, vestido y armadura está diseñado con todo lujo de detalles. Los que más sorprenden son el vestido de Margaery Tyrell en su boda con Joffrey Lannister, la ropa de luto de Cersei o la harapienta armadura de El Perro.

exposicion de juego de tronos
Fuente: ‘Game of Thrones: The Thouring Exhibition’.

 

La Game of Thrones Exhibition también pone a disposición las espadas de Robert Baratheon o Arya Stark, así como la Mano del Rey, el collar que lleva Sansa Stark en la Boda Púrpura, los Huevos de Dragón o un mapa de los Siete Reinos que te indica qué pertenece a cada casa. En cuanto a las actividades, una de las más inquietantes es la de poner tu cara en la sala de los Hombres Sin Rostro.

El recorrido dura aproximadamente una hora y, por supuesto, al final puedes hacerte una foto sentado en el Trono de Hierro (si estás dispuesto a esperar la cola, claro). Terminas tan arriba que si apareciera Jon Snow y te propusiese unirte a su escuadrón suicida, te apuntarías de cabeza. Hasta agradecerás la ola de frío para decir con propiedad eso de que “el invierno está aquí”.

Las entradas cuestan de martes a jueves 15,50€ (10€ para niños de 3 a 14 años) y viernes, sábados, domingos y festivos, 18,50€ (12€ para niños).