Guía de La Rambla

Te damos la bienvenida a La Rambla, la calle más (des)conocida de Barcelona.

Una aproximación a lo que debes saber sobre el paseo más emblemático de Barcelona. Puedes seguir leyendo la versión online por aquí o descargar la Guía de la Rambla en PDF. Ponte tus zapatos más cómodos, porque empieza el paseo.

Tramo 1-Catalunya

Con motivo de la Exposición Internacional de 1929, el Ayuntamiento de Barcelona quiso dotar a la recién configurada plaza de Cataluña con una nueva atracción. El entonces Jefe de la Guardia Urbana, Manuel Ribé Labarta, ordena a uno de sus oficiales que traslade a los caballos del cuerpo de policía hasta la plaza, alimentándolos con grano durante todo el recorrido. Así, las palomas — atraídas por la comida— convirtieron a este entorno en su nuevo hábitat.

  • Historia

Centro neurálgico de Barcelona. Aquí llegan los principales medios de transporte, así como los ejes comerciales más importantes de la ciudad: Paseo de Gracia, Puerta del Ángel, Rambla de Cataluña y La Rambla. Su configuración no ha sido fácil. Durante años fue un solar abandonado entre el distrito del Ensanche y la Barcelona antigua. La reforma se llevó a cabo con motivo de la Exposición Internacional de 1929.

  • Puntos de interés

Algunos de los edificios que circundan la plaza son dignos representantes de los estilos arquitectónicos más destacados de las últimas décadas. Así, el Banco Vizcaya encargó un proyecto al arquitecto vasco Manuel Galíndez al más puro estilo de la Escuela de Chicago (actual sede del Hard Rock Cafe). Antes, el alcalde Pich i Pon contó con el modernista Josep Puig i Cadafalch para construir su residencia (esquina Rambla de Cataluña).

Guía de La Rambla
Fuentes de Plaça de Catalunya

 

  • Personajes

El hecho de ser una de las plazas más grandes de España hizo del espacio un envidiable escaparate y parada obligatoria de todo tipo de celebraciones. El presidente republicano de la Generalitat de Cataluña Francesc Macià, cuenta con un monumento obra del escultor Josep Mª Subirachs. El escalador portugués Néstor Lopes trepó por la fachada de la desaparecida Casa Segura (entonces la más alta de España) en 1924. Casi una década más tarde, el ingeniero Juan de la Cierva probó en la plaza uno de sus inventos: el autogiro (predecesor del helicóptero).

  • Paisajes

El entorno ha pasado de solar repleto de teatros y circos de madera a plaza embellecida con esculturas de Josep Llimona, Eusebi Arnau o la icónica Diosa de Josep Clarà. Sin olvidar la desaparecida farmacia Gibert, diseñada por Antoni Gaudí. En la plaza también tuvo lugar la misa oficiada con motivo de la entrada de las tropas del dictador Francisco Franco en 1939. Un escenario único custodiado en todo momento por sus habitantes más característicos: las palomas.

plazas de barcelona.
La Plaça de Catalunya.
Tramo 2-Canaletas

Es una de las fuentes más conocidas de Barcelona. El proyecto original se debe al arquitecto Pere Falqués, a partir del cual se reprodujeron otras por toda la ciudad. Cuenta con cuatro farolas y un mismo número de surtidores (sin contar el situado a ras de suelo, especial para perros). Según la tradición, todo aquel que beba en ella volverá a Barcelona. Es también el lugar donde se celebran las victorias del Barça.

  • Historia

El tramo que transcurre entre la plaza de Cataluña y la calle del Bonsuccés (bajando a mano derecha) —o de Santa Anna y de la Canuda (bajando a mano izquierda)— se conoce como Rambla de Canaletas. Su nombre deriva de la fuente pública que, hace cinco siglos, llevaba agua a esta zona. Lo hacía a través de un rudimentario sistema que consistía en una serie de canales pequeños (conocidos como canaletas).

  • Puntos de interés

Destaca la fuente de finales del siglo XIX diseñada por el arquitecto Pere Falqués. Es el sitio donde los culés o seguidores del Barça celebran las victorias. Una tradición de principios del siglo XX, cuando algunos diarios deportivos colgaban los resultados de los partidos en unas pizarras. Josep Suñol, propietario del rotativo La Rambla y presidente del Barça, cuenta con una placa situada en el número 133.

fantasmas en barcelona
Mujeres reunidas en la fuente de Canaletas a principios del siglo XX.

 

  • Personajes

 

Entre los asiduos de este tramo encontramos al escritor catalán Josep Pla, quien recomendaba practicar “el arte de distraerse”. La musa y futura mujer del pintor modernista Ramón Casas, Julia Peraire, vendía flores y lotería. El escritor inglés George Orwell se hospedó en el Hotel Continental —ya desaparecido— durante la Guerra Civil Española (19361939).

  • Paisajes

Desde mediados del siglo XIX y hasta el año 2000 el Ayuntamiento otorgaba una concesión para instalar sillas. Sentarse aquí requería el pago de unas cuantas monedas. En la esquina con la calle del Bonsuccés encontramos la Farmacia Nadal, un diseño Novecentista —con toques Art Déco— hecho por Ismael Smith en 1917. Entre finales del XIX i mediados del XX se estableció en la zona un quiosco de bebidas diseñado por el arquitecto Josep Goday.

canaletas
Fuente de Canaletas
Tramo 3-Estudis

Sus salones han sido protagonistas de momentos clave en la historia económica y cultural de Cataluña. Personajes como Antonio López y López (marqués de Comillas), el poeta y sacerdote Jacint Verdaguer o destacados miembros de la familia Güell tienen una relación directa con el palacio. En la actualidad acoge la Casa del Patrimonio Catalán, un espacio que da a conocer las particularidades de la cocina, el arte o las tradiciones catalanas.

  • Historia

El tramo que transcurre desde la calle del Bonsuccés (bajando a mano derecha) —o de la Canuda (bajando a mano izquierda)— hasta la calles del Carme y de la Portaferrissa se conoce como Rambla de los Estudios. En 1536 se levantó el edificio que albergaría la sede del Estudio General o primera universidad de Barcelona. La institución, no obstante, se creó a mediados del siglo XV.

  • Puntos de interés

Una serie de edificios históricos se suceden a ambos lados de la calle. La Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona (RACAB), obra del arquitecto Josep Domènech i Estapà, en cuyos bajos está situado el teatro Poliorama. En la esquina con la calle del Carme, la iglesia de Belén nos muestra su fachada barroca. Justo enfrente, el neoclásico Palau Moja acoge en sus bajos la Casa del Patrimonio Catalán.

sala mercé
Una de las pocas fotografías que hay de la Sala Mercé, sala de cine diseñada por Gaudí.

 

  • Personajes

Tres son los personajes que se asocian a este tramo de la Rambla. Uno de ellos fue el empresario Antonio López y López, marqués de Comillas, quien habitó en el Palau Moja a finales del siglo XIX. Junto a su familia vivió, con el cargo de limosnero, el poeta catalán Jacint Verdaguer. Otro creador de versos, Jaime Gil de Biedma (1929- 1990), trabajó en la antigua sede de la Compañía General de Tabacos de Filipinas, actual Hotel 1898.

  • Paisajes

Frente al teatro Poliorama, en el número 122, el arquitecto Antoni Gaudí proyectó la Sala Mercè a principios del siglo XX. Fue un encargo de su amigo el pintor Lluís Graner. Se alternaban todo tipo de espectáculos; entre ellos, sesiones cinematográficas. También causaron furor los grandes almacenes El Siglo, cuya desaparición —tras un incendio que tuvo lugar el día de Navidad del año 1932— daría lugar a la calle del Pintor Fortuny.

palau moja la rambla
Exterior del Palau Moja, la casa del patrimonio catalán.
Tramo 4-San José

Es uno de los mercados más internacionales. Su ubicación, así como la variedad de productos que pueden encontrarse, lo han convertido en parada obligatoria para todo aquel que pasea por La Rambla. Ubicado en los antiguos terrenos del convento de San José, su estructura metálica da la bienvenida al visitante a través de un vitral multicolor creado por el arquitecto modernista Antoni de Falguera en 1913.

  • Historia

El tramo que transcurre desde las calles del Carme y de la Portaferrissa hasta el Pla de la Boqueria se conoce como Rambla de las Flores o de San José. Su nombre deriva del convento del mismo nombre que los carmelitas descalzos levantaron a finales del siglo XVI. El lugar lo ocupa desde mediados del XIX el Mercado de la Boquería, en cuya entrada principal numerosas mujeres se dedicaban a vender flores.

  • Puntos de interés

La fachada barroca del Palau de la Virreina da paso a la Boquería, mercado municipal de productos frescos, cuyo acceso modernista dialoga con el Museo de la Erótica. La pastelería Escribà, abierta en un antiguo comercio también modernista, ha conservado intacta su decoración exterior. Un comercio singular que anuncia la presencia de un espectacular dragón, icono de la desaparecida Casa Bruno Cuadros.

guía de la rambla
Museu de la Erótica | Barcelona Turisme.

 

  • Personajes

El espíritu del artista Joan Miró (1893-1983) está presente en este tramo. Desde el año 1976 cuenta con una de sus obras más populares y “paseadas”: un mosaico multicolor hecho en pavimento de terrazo. El poeta Federico García Lorca, enamorado de La Rambla, dedicó a las floristas una de las representaciones de sus obras. Salvador Dalí, Xavier Cugat o Albert Einstein fueron otros de sus clientes.

  • Paisajes

Desde finales del siglo XIX y hasta el año 1954 los aledaños del Palacio de la Virreina estuvieron ocupados por unas rudimentarias casetas donde los amanuenses o escribas ofrecían sus servicios a gente iletrada. Un incendio acabaría con ellas. Entre los encuadres más curiosos de este entorno, el del edificio Palacio Nuevo de la Rambla (1991). Los arquitectos, encabezados por Oriol Bohigas, abrieron un pequeño pasaje en su parte central para poder observar el campanario de la cercana iglesia gótica de Santa María del Pi.

vajar a Barcelona
Puesto de frutas en la Boqueria, el mercado de Las Ramblas.
Tramo 5-Capuchinos

En el corazón del paseo se levanta uno de los teatros de ópera más prestigiosos del mundo. Los dos incendios que ha sufrido desde su inauguración a mediados del siglo XIX no han sido impedimento para que renazca con mayor fuerza, si cabe. El edificio alberga también el Círculo del Liceo, un selecto club que cuenta en sus salones con destacadas obras de los principales artistas del Modernismo catalán.

  • Historia

Este tramo transcurre entre dos puntos clave de la Rambla: el Pla de la Boqueria y la Plaza del Teatro. Su nombre deriva de uno de los muchos conventos que estaban situados en el paseo; en concreto, donde se encuentra la actual Plaza Real. Se levantó a inicios del siglo XVIII y se demolió en 1835. Al ser ésta la parte más céntrica de toda la calle también se la conoce como Rambla del Centro.

  • Puntos de interés

El Gran Teatre del Liceu, visita obligada para los amantes de la ópera e institución clave para entender la historia de Barcelona de los últimos siglos. Construido a mediados del siglo XIX (1845-1847) por el arquitecto Josep Oriol Mestres, sufriría un incendio en 1861, del que renacería tan solo una año después. Curiosamente, en 1994 volvería a ser pasto de las llamas y, de nuevo, reinaugurado en 1999.

rambla de los capuchinos liceu
El Gran Teatre del Liceu, en La Rambla, Barcelona.

 

  • Personajes

Son muchos los artistas y escritores que eran habituales de este tramo. Ayuda la ubicación de dos locales en los que el ambiente de sus tertulias era todo un reclamo: el Café de la Ópera y el Hotel Oriente. En el primero se reunían los más bohemios, mientras que en el segundo se hospedaron figuras internacionales: la cantante María Callas, el escritor Hans Christian Andersen o el actor Errol Flynn.

  • Paisajes

Es uno de los tramos que invita a perderse por sus alrededores, donde se encuentran verdaderas joyas arquitectónicas. Así, en la cercana Plaza Real resaltan unas originales farolas diseñadas por Antoni Gaudí. Justo después del acceso a la plaza por la popular Rambla, el solitario Pasaje Bacardí (número 42) conserva el ambiente romántico tan típico de mediados del siglo XIX. En la calle Nou de la Rambla, al otro lado, se alza majestuoso el Palacio Güell, Patrimonio de la Humanidad, otra obra del arquitecto Antoni Gaudí.

farolas de la plaza real
Plaça Reial, en Barcelona.
Tramo 6-Santa Mónica

Este homenaje al navegante Cristóbal Colón se levantó con motivo de la Exposición Universal de Barcelona en 1888. El monumento fue concebido por el arquitecto Gaietà Buïgas. Desde entonces se ha convertido en uno de los iconos de la ciudad. El mirador, al que se accede a través de un discreto ascensor, ofrece unas impresionantes vistas de La Rambla, cuyo trazado hasta la plaza de Cataluña aparece claramente dibujado por los árboles que pueblan el paseo.

  • Historia

Es el tramo que se inicia en la Plaza del Teatro y desemboca en la Plaza del Portal de la Pau, frente al mar. El nombre lo toma de una antigua iglesia levantada junto al Convento de los Agustinos (también llamado de Santa Mónica) a inicios del siglo XVII. El convento es en la actualidad un centro de arte, mientras que el lugar de la antigua iglesia lo ocupa una moderna parroquia dedicada a la misma santa.

  • Puntos de interés

La Plaza del Teatro debe su nombre a un rudimentario corral de las comedias (el solar que actualmente ocupa el Teatro Principal) donde se representaban obras desde inicios del siglo XVII. En el número 8 se erige el neoclásico Palacio Marc, una construcción de mediados del XVIII. Un siglo después se adaptaba la antigua fundición de cañones como sede del Banco de Barcelona (actual número 2).

rambla de mar
Vista del Monumento a Colón, en la plaça Portal de la Pau.

 

  • Personajes

Presidiendo la plaza donde se inicia este tramo de La Rambla se encuentra el monumento dedicado al dramaturgo Frederic Soler, alias Pitarra, renovador del teatro catalán del siglo XIX. En una de sus obras describía los enfrentamientos entre los defensores del Teatro Principal o de la Santa Cruz (cruzados) y los del Liceo (liceístas). Una rivalidad que habría llegado a las manos, con La Rambla como escenario. El escritor francés Jean Genet (1910-1986) era otro asiduo de la zona. En ella se inspiraría para escribir alguna de sus novelas.

  • Paisajes

La parte próxima al mar ha sido siempre la más canalla del paseo. A mediados del siglo XX la llegada de los marines norteamericanos, a bordo de la Sexta Flota, reforzaría aún más, si cabe, esta idea. Los jóvenes siempre han asociado el tramo con el Museo de Cera, mientras que para los amantes del arte son las Atarazanas, máximo exponente del gótico civil catalán, el principal reclamo.

guía de la rambla
El Museu de Cera
Tramo 7-Mar

Estas aves, también conocidas como láridos, son las primeras en dar la bienvenida a los visitantes que llegan a la ciudad por barco. Así ha sido desde hace siglos. Además, el alimentarse de animales marinos las convierte en ávidas seguidoras de los barcos pesqueros cada vez que regresan al puerto después de faenar. Han acabado siendo un icono de este tramo de La Rambla, así como las palomas lo son de la parte alta del paseo.

  • Historia

Se inicia a los pies del icónico monumento a Colón, concebido por el arquitecto Gaietà Buïgas para la Exposición Universal de Barcelona de 1888. El resto del recorrido se adentra en el mar por una pasarela móvil bautizada con el nombre de Rambla de Mar. Desde 1994 esta estructura facilita el acceso al Muelle de España, donde se encuentra el centro comercial Maremagnum.

  • Puntos de interés

Colón está coronado por un mirador al que se accede mediante un ascensor que recorre la columna. Hacia la explanada, conocida como Portal de la Paz, destaca la sede de la Autoridad Portuaria de Barcelona, antiguo caférestaurante Mundial Palace construido por el ingeniero Julio Valdés. La pasarela es obra de los arquitectos Helio Piñón y Albert Viaplana. Su diseño está inspirado en las olas del mar.

esculturas de barcelona
Los Miraestels del Maremagnum.

 

  • Personajes

Frente a la sede de la Autoridad Portuaria de Barcelona, el escultor Robert Krier erigió en 1992 un monumento dedicado al alcalde y presidente de la Junta de Obras del Puerto de Barcelona: Ròmul Bosch i Alsina (1852-1923). En dirección al edificio de la Aduana del arquitecto Enric Sagnier, un monolito del escultor Gabriel Alabert recuerda el trágico accidente en el que murieron 49 marines norteamericanos en enero de 1977.

  • Paisajes

Uno de los recuerdos más entrañables de todos los barceloneses son las populares Golondrinas, un servicio de embarcaciones turísticas que desde 1888 recorren la fachada marítima de la ciudad. Convivieron durante unos años con la reproducción de la carabela La Niña, una de las tres naves con las que Colón hizo su primer viaje a América. Más actual, una escultura de poliéster del artista Robert Llimós (bautizada como Miraestels o Miraestrellas) flota desde 2010 frente a la pasarela móvil.