Descubre los detalles más sorprendentes y desconocidos de la Casa Batlló, uno de los símbolos indiscutibles de Barcelona.

En el número 43 de Paseo de Gracia se encuentra la Casa Batlló, considerada como una de las obras maestras de Antoni Gaudí. Se trata del máximo representante del modernismo catalán, conocido en todo el mundo. Refleja la plenitud artística del arquitecto de Reus, y pertenece concretamente a su etapa naturalista.

Si vienes de visita a Barcelona es una visita obligada, y si eres de la ciudad es imperdonable que no la hayas visitado al menos una vez.

Para que la puedas conocer un poco mejor te damos algunos datos que muchos no saben, y que son realmente muy interesantes y la hacen todavía más especial.

15 curiosidades de la Casa Batlló

1- El edificio no es original de Gaudí

El edificio fue construido en 1875 por el arquitecto Emiliano Sala Cortés, quien además había sido uno de los maestros de Gaudí. En 1903 Josep Batlló, un empresario con varias fábricas textiles en Barcelona, adquirió el edificio. Él encargó la remodelación del mismo a Gaudí, a que ya era bastante conocido. En esa época estaba trabajando en la Sagrada Familia, la Torre de Bellesguard y el Parc Güell.

Al ver el gran cambio, Batlló quedó tan impresionado que recomendó a Gaudí a su amigo Pedro Milà, para quien el arquitecto construyó posteriormente la Casa Milà, conocida como la Pedrera.

2- No ganó el primer premio

Cuando se acabó la restauración de la Casa Batlló, se presentó a un concurso, pero no triunfó y acabó ganando el Colegio Condal, de Bonaventura Bassegoda i Amigó.

3- Inspiración marina

Dentro de la gran inspiración natural, Gaudí se centró sobre todo en el mundo marino. Es por eso que las zonas interiores del edificio nos pueden recordar a él.

4- El interior de un animal

En la misma línea, también podemos encontrar referencias a organismos vivos. En algunos casos recorriendo la casa da la sensación de estar en el interior de un animal, por ejemplo con los arcos catenarios, que parecen el interior del vientre de una ballena.

5- La casa del dragón

Pero si un animal destaca por encima de todos, ese es el dragón. Se relaciona la Casa Batlló con la leyenda de Sant Jordi, el patrón de Cataluña, que mató al dragón para salvar a la princesa. Si observas la fachada podrás ver que las tejas que coronan el edificio y la forma general del tejado recuerdan al lomo de un dragón.

6- Pionero en reciclaje

La técnica por la que más se conoce a Gaudí es la del trencadís. Este se obtiene de piezas de vidrio y cerámica de deshecho. Es por eso que se considera como un pionero en reciclaje.

7- Fachada ondulada

Aunque muchos no se hayan fijado, la fachada es ondulada. Eso hace que la luz que se refleja cree efectos muy especiales que dotan de todavía más originalidad y magia a la casa.

8- Balcones

Los balcones son uno de las grandes incógnitas de la mayoría de visitantes. ¿Tú qué ves? Cada uno parece ver algo distinto, pero sobre todo destacan las opciones de esqueletos, máscaras venecianas y tortugas.

9- Sistema de iluminación natural

Gaudí trabajó para que la Casa Batlló fuera muy luminosa. Eso lo consiguió gracias a la claraboya y los patios centrales. Desde ahí se distribuye la luz natural.

10- Ventilación eficiente

Pero la cosa no queda ahí, también creó un sistema de ventilación a partir de diferentes aberturas que se accionan manualmente en las ventanas de la casa y que permiten regular el aire sin necesidad de abrir completamente las ventanas. También los patios centrales juegan un papel fundamental, ya que ayudan a conservar el calor en invierno y a ventilar en verano.

11- Los muebles, también de Gaudí

Parte del mobiliario fue diseñado por Gaudí, con su sello inconfundible. Puedes encontrar sillas, bancales, vitrinas o puertas que llevan su firma.

12- La manzana de la discordia

El tramo de Paseo de Gracia en el que está situada la Casa batlló se conoce como “la manzana de la discordia”. Y es que está acompañada por otros edificios también muy importantes: Casa Amatller, de Josep Puig i Cadafalch, Casa Lleó Morera, de Lluís Domènech i Montaner, Casa Mulleras, de Enric Sagnier y Casa Josefina Bonet, de Marcel·li Coquillat. El nombre de la “discordia” viene dado por la gran rivalidad profesional entre Domènech i Montaner, Puig i Cadafalch y Antoni Gaudí.

13- Relación con Chupa Chups

En 1954 las hijas de Batlló vendieron la Casa Batlló a Seguros Iberia, que instaló ahí sus oficinas comerciales. Posteriormente, en 1993 fue adquirida por los propietarios de la compañía Chupa Chups, la familia Bernat, quienes la restauraron y la abrieron al público.

14- Se llena de rosas

Al estar muy relacionada con la leyenda de Sant Jordi, no es de extrañar que el 23 de abril sea un día especial para el edificio. La fachada de llena de rosas, símbolo del día, y dos de sus salas son decoradas con pétalos rojos que parecen caer del techo. Los últimos años en esta fecha tan señalada también se han realizado exposiciones dedicadas al amor.

Todo esto tiene un objetivo final, y ese es incentivar a la participación de la ciudadanía para la donación de sangre. Para quienes quieran hacerlo, la Generalitat de Cataluña pone una unidad móvil muy cerca del edificio.

15- Interpretación

Muchas son las interpretaciones de este edificio, pero la más compartida es la que sostiene que la fachada hace referencia a la leyenda de Sant Jordi. Él estaría luchando contra el dragón, representado en la parte más alta de la Casa Batlló, y la cruz de cuatro brazos sería la espada clavada en el animal. Las víctimas del dragón se aparecen a través de los huesos y las calaveras.

¿Qué te parece esta interpretación? ¿Cuál es la tuya?

Si después de leer todas estas curiosidades te han entrado muchísimas ganas de ir a visitar la Casa Batlló, ¡compra ya tus entradas!