Steven Soderbergh, director de Ocean’s eleven, se alejó de la Barcelona de Gaudí y el Modernismo para mostrar el escenario perfecto para una historia de intrigas, traiciones y acción.

“Barcelona es la ciudad más bonita que he visitado”, así se pronunciaba el director y productor norteamericano Steven Soderbergh en febrero del 2012, durante la presentación de la película Haywire (Indomable) en la 62ª edición del prestigioso Festival Internacional de Cine de Berlín, conocido popularmente como Berlinale.

Barcelona fue una de las ciudades escogidas para rodar Indomable, una trepidante historia de complots y operaciones secretas que también tuvo como escenarios Dublín y Estados Unidos (en concreto, las ciudades de Santa Fe y Los Álamos del estado de Nuevo México).

 

El aclamado y versátil director tuvo un inicio fulgurante en el cine con el estreno en 1989 de Sex, Lies and Videotape, que revolucionó los fundamentos del cine independiente de Estados Unidos, para posteriormente acercarse al cine comercial, y consagrarse en el año 2000 con la doble nominación al Óscar como mejor director por Erin Brokovich y Traffic. Premio que consiguió con esta última, y que con la trilogía Ocean’s, The Good German o el díptico sobre el Che lo catapultaron como uno los grandes directores de Hollywood del siglo XXI. En esta segunda década ha compaginado los largometrajes con series tan exitosas como The Girlfriend Experience o Mosaic.

indomable
Poster de la película ‘Indomable’.

 

Retomando la película Haywire, Soderbergh eligió para el papel protagonista a la estrella de las artes marciales mixtas Gina Carano, que interpreta a la agente Mallory Kane, una mujer que usa todas sus habilidades físicas para conseguir sus objetivos. El estelar reparto masculino contó con la participación del escocés Ewan McGregor, el irlandés Michael Fassbinder, el español Antonio Banderas y los estadounidenses Channing Tatum, Bill Paxton y Michael Douglas, ganador este último del Óscar como mejor actor por Wall Street en el año 1987.

En diversas entrevistas después del estreno, Soderbergh declaró que siempre había querido hacer una película de acción, al estilo de los primeros largometrajes de James Bond, donde se desarrollan los personajes, más allá de las escenas de acción. Además, quería que fuese realista y que todo lo que sucediese estuviese dentro de la verosimilitud física, evitando en lo posible el uso de la tecnología o el exceso de trucos. En definitiva, una película de espías con protagonismo femenino, donde sus relaciones personales y sentimentales con los hombres dan mayor intensidad a la trama de acción.

indomable
Gina Carano y Ewan McGregor en ‘Indomable’.
Más allá de la Barcelona turística

Soderbergh afirmó en varias entrevistas que no quería filmar la Barcelona que aparece en la mayoría de películas internacionales,  y que por eso evitó los edificios de Gaudí y modernistas, así como rodar vistas aéreas de la ciudad. La idea era ceñirse desde el punto de vista de la protagonista, que no era pasear por la ciudad o visitar museos, como hacen la mayoría de visitantes, sino ejecutar una misión. Ahora bien, utilizando sus palabras: “a veces resultó difícil no caer en la tentación de hacerlo, ya que Barcelona es maravillosa”.

La presencia de Barcelona en el filme se centra principalmente en una larga secuencia en la que la Gina Carano y Channing Tatum, en los papeles de los agentes Mallory y Aaron, realizan una misión para rescatar a un hombre secuestrado. Soderbergh situó la casa donde estaba el rehén en la calle Ample, por lo que en la espectacular persecución del desenlace de la secuencia podemos ver a la atlética Carano y  a uno de los secuestradores cruzar La Rambla desde la calle del Teatre en el barrio del Raval a la calle Escudellers en el Gòtic.

Las imágenes permiten ver a un grupo de artistas de calle, instalados en la parte central del paseo, sorprendidos por la irrupción inesperada de ambos. La persecución llega a su fin en el cercano passatge de la Pau, donde se pueden distinguir en diversos planos sus características voltes o arcos que unen las fachadas de ambos lados y que permitieron edificar viviendas encima.

La persecución de la película ‘Indomable’.

 

En otra secuencia podemos ver a Gina Carano y Antonio Banderas, en el papel de Rodrigo, un funcionario del gobierno español, contacto de ésta en Barcelona, sentados en una terraza de la plaza Reial. En concreto la secuencia los muestra relajados en una mesa exterior del restaurante Les Quinze Nits, situado en una de las zonas porticadas de la plaza, mientras al fondo se distinguen las características palmeras y gente paseando.

indomable
‘Indomable: Gina Carano y Antonio Banderas en la Plaça Reial’.

 

Como curiosidad, Soderbergh aprovechó la gran variedad de escenarios de la ciudad para rodar una secuencia en el Mirador de l’Alcalde de la montaña de Montjuïc, con Gina Carano y Ewan McGregor, como si se tratase del estado norteamericano de Nuevo México.

En definitiva, una película más visual y con menos diálogos de lo que es habitual en Soderbergh, que permite al espectador ver y disfrutar, por encima de otros aspectos, de la trama y las secuencias de acción y lucha. Y, sin duda, a ello contribuye el magnífico abanico de actores junto a Gina Carano y, claro está, los excelentes escenarios naturales, como es el caso de Barcelona.

indomable
Steven Soderbergh y Gina Carano en el rodaje de ‘Indomable’.

 

Eugeni Osácar, profesor titular del Campus de Turisme, Hosteleria i Gastronomia CETT-UB. Doctor en Didáctica de las Ciencias Sociales y del Patrimonio por la Universitat de Barcelona, es experto en turismo cultural y turismo cinematográfico. Entre sus múltiples publicaciones destaca el libro “Barcelona, una ciudad de película” (2018). Se trata de una nueva edición revisada y ampliada, con cinco nuevos capítulos.