Desde hace unas semanas las principales calles de Barcelona están marcadas con una palabra demoledora: Sinpapeles.

Empezó como algo anecdótico. Un paseo por el Raval y ‘zas’, ahí estaba: un golpe de realidad provocado por una palabra: sinpapeles. Diez letras. Una verdad incómoda.

Pasan las semanas y el mensaje se multiplica. Ya no solo se reparte por El Raval. Ahora está en San Antoni, el parc de la Ciutadella, el Eixample, el Born… La cuestión es que, de momento, el autor o autora de estos graffitis continúa siendo un misterio. Si tienes alguna pista sobre su identidad, no dudéis en contactar con La Rambla Barcelona.

Sinpapeles en El Raval, el primer barrio donde apareció el mensaje.

 

Street art reivindicativo

No es la primera vez que las calles de la capital catalana amanecen con mensajes reivindicativos, poesía o frases poderosas. Desde 2016 una pareja de artistas anónimos se dedican a llenar (también) el Raval con mensajes en latas de conserva. Me lata el corazón, Amor es la solución o Eres tú mi artista preferido son algunas de sus consignas. Sin ir más lejos, en estos días la Gran Vía también luce letreros que buscan impactar y concienciar a la sociedad. Entre ellos están Los políticos y los pañales se cambian por la misma razón u Otros mundos nos vigilan. En este caso la campaña tiene nombre y apellidos: Malpaso Librería, en Diputació 331.

Sinpapeles y mensajes enlatados

Un mensaje en las calles de Barcelona

s i n p a p e l e s

A post shared by A NEW AGE 👽 (@ohcaja) on

#sinpapeles #macba #art #sculpture #publicsculpture #raval #bcn #barcelona

A post shared by SAM (@smestre_dogspotlove) on

#sinpapeles

A post shared by Todd Gardner (@toddtgardner) on

 

Sobre los ‘Sinpapeles’

Aquí van algunos datos demoledores que dan sentido a una acción como la de Sinpapeles. Se calcula que en Barcelona viven, aproximadamente, 20.000 migrantes o refugiado/as. Son empleado/as del hogar, mantero/as, jornalero/as… Trabajadores y trabajadoras en negro. Viven con miedo a que les ingresen en un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) o volver a su país. Según informa el diario EL PAÍS, no se les expulsa pero tampoco se regularizan.

Más información. Según un reciente estudio de la Universidad Pompeu Fabra, la mortalidad entre los Sinpapeles aumentó un 15% entre 2012 y 2015, los tres años que siguieron a la implantación de la reforma sanitaria.

Es posible que los graffitis de Sinpapeles tengan que ver con la situación que se vive actualmente en El Raval. Un grupo de trabajadores irregularizados se ha encerrado en la escuela Massana para luchar contra su situación y la Ley de Extranjería.