Tomar el brunch en Barcelona se ha convertido en toda una tradición, especialmente para los autodenominados foodies. ¿Sabes dónde sirven los mejores?

Hace tiempo que la moda de tomar el brunch en Barcelona llegó para quedarse. De hecho, es la excusa perfecta para los más perezosos a la hora de despertarse y cocinar. ¿Para qué preocuparse por el desayuno o la comida cuando puedes unirlo todo en uno? La Rambla y alrededores son una buena zona para disfrutar de este invento americano que de tantas resacas nos ha salvado. Estos son algunos de los mejores sitios para disfrutarlo, ¿nos falta alguno?

Brunch con las mejores vistas

Dirección: Rambla del Raval 17-21

Precio: 27€

Con este sol solo apetece hacer un plan fresquito al aire libre. El problema es que casi todas las terrazas están llenas. Te proponemos subir unos cuantos metros, concretamente hasta la terraza del Hotel Barceló Raval para degustar su delicioso brunch con las mejores vistas de la ciudad. Si reservas por Atrápalo, por 27€ tienes un menú que incluye un cóctel Bloody Raval, croissant de mantequilla, muffins, tarta de manzana y cheese cake caseros;  Quesos nacionales y de importación, embutidos ibéricos con denominación de origen y un surtido de panes de autor.

brunch en barcelona
Las vistazas del Hotel Barceló Rambla.
Brunch-In the park

Un año más, Brunch-In the Park ameniza los domingos de julio con los mejores DJ’s nacionales e internacionales y food trucks para alimentarse entre sesión y sesión. Este festi dominguero se celebra al aire libre, en los jardines de Joan Brossa, y está pensado que millennials, familias y culturetas marchoso/as bailen al ritmo de Carl Cox, Agatha Per, Richie Hawtin, Los Suruba, The Black Madonna o Hito. Todo esto en un horario más que asequible, para no preocuparse del madrugón del lunes.

brunch in the park
Fuente: Brunch-In the Park.

 

Caravelle

Dirección: carrer del Pintor Fortuny, 31

Precio: entre 15€-20€

Está entre La Rambla y el MACBA, lo que te permite disfrutar de un buen paseo para abrir apetito.  Cada fin de semana,  locales y (especialmente) extranjeros se reúnen en torno a sus mesas de madera para disfrutar de un buen brunch en Barcelona.  Si te gusta mezclar platos dulces y salados, este es tu sitio. Aquí puedes pedir desde huevos horneados con crème fraîche hasta ciruelas con vainilla o sándwich de pollo con cilantro al horno.

brunch en barcelona
Brunch del Caravelle | Fuente: Caravelle.

 

Marmalade

Dirección: carrer de la Riera Alta, 4-6

Precio: 20€-25€

¿Comer hamburguesa a las doce de la mañana? En el Marmalade sí, se puede. Su especialidad de brunch son los clásicos Benedict (chapata tostado con huevos escalfados y salsa holandesa), el Morning Glory (tostada con yogurt griego, frutas del bosque y sirope de canela) o el smoothie Popeye’s punch (espinaca, zumo de naranja, plátano). Sin embargo, son expertos en la elaboración de hamburguesas con carne de ternera. De ahí que no te puedas perder su Nurse Jackie (con queso de cabra, pimientos del piquillo y cebolla crujiente) o la Triple Whammy (bacon, cheddar y huevo frito).

brunch en barcelona
Fuete: Marmalade

 

Trópico

Dirección: carrer del Marquès de Barberà, 24

Precio: 15€-20€

Se describen como una vuelta al mundo a través de los trópicos. Es decir, a través de la gastronomía de países como Brasil, Venezuela, India, Sudán, Etiopía o Malasia. Prepara tus papilas gustativas porque sirve uno de los brunch en Barcelona más ricos que hay. Podrás pedir arepas al estilo caribeño,  huevos rancheros con chipotle, crepes típicas del Magreb o los típicos pancakes con sirope de arce.  Si quieres tener una experiencia exótica, este es tu sitio.

Brunch variado | Fuente: Trópico.

 

Milk Bar and Bistro

Dirección: carrer d’en Gignàs, 21

Precio: 25€-30€

El Milk es uno de esos restaurantes que entra por los ojos. La culpa la tiene su decoración ecléctica, que combina desde puffs de colores hasta sofás asimétricos. Todo esto presidido por una lámpara candelabro que bien podía haber pertenecido a tu abuela. Su Recovery Brunch, como el nombre indica, es perfecto para reunir fuerzas tras una noche de fiesta. Ofrece smoothies, huevos benedictine, hamburguesas… Por cierto, su recomendación es acompañar los platos con un Bloody Mary. Como dijo  Lemmy Kilmister, cantante de Motorhëad, “Las resacas son para los que dejan de beber“.

Fuente: Tripadvisor.

 

Enkel Barcelona

Dirección: Baixada de Sant Miquel, 6

Precio aproximado: 15€-20€

Si te gustó el rollo del OMA Bistró (consell de Cent, 227), no te puedes perder el Enkel. Abrió hace algunos meses, por lo que es el momento de disfrutarlo antes de que se haga demasiado famoso. Trabajan con productos de proximidad, intentando que el sabor de sus propuestas sea lo más casero posible. En su menú de brunch hay Shakshuka (huevos en cazuela, sofrito de cebolla, tomate, pimiento y cilantro), sus picantes Hoppers (crepe con huevos fritos, curry de cebolla, coco salteado, picadillo de chile), gachas o tosta vegetariana.

Fuente: Tripadvisor.

 

Flax and Kale

Dirección: carrer dels Tallers, 74b

Dirección: 20€-30€

Si Mr Wonderful tuviera que elegir un restaurante para tomar el brunch en Barcelona, sería el Flax &Kale. Abrió hace un tiempo como el primer restaurante flexiteriano (vegetarianos flexibles) happy de la ciudad y desde entonces, su masa de clientes foodies no ha dejado de crecer. Su objetivo es que disfrutes del placer de comer y de vivir. Lo que es más, su lema es come mejor, sé feliz y vivirás más. Por eso trabajan con ingredientes de proximidad y recetas caseras. Su reconocido menú de brunch incluye los pancakes de la casa (con quinoa roja, huevos de corral, yogur de soja de arándanos y sirope de arce), las Salmon mini burgers (pan de remolacha, boniato al horno o salmón de Alaska) o sus variados bowls .

Fuente: Flax&Kale.

 

Picnic Restaurant

Precio:  carrer del Comerç, 1

Es principalmente conocido por sus brunch, aunque sus otros menús tampoco te dejarán indiferente. Su planteamiento de cocina casera con toque gourmet dan lugar a propuestas como las croquetas de quinoa, chilaquiles de cerdo adobado con huevo pochée, el cous-cous israelí o el crumble de fresa con helado de vainilla.

Meloso de tenera, pan de maiz y huevo poché | Fuente: Picnic.