Hasta el 23 de diciembre podrás encontrar los decorados navideños más auténticos y tradicionales en la Fira de Santa Llúcia.

¿Qué es lo que más te gusta de la Navidad? Entre las luces de Navidad, los polvorones y la (minúscula) posibilidad de ganar la Lotería, se hace complicado responder. Cuando eras más pequeño, provocar al Tió de Nadal para que hiciera aguas mayores-es decir, tus regalos-era el momento preferido. Aunque ya veas esa etapa muy lejos, siempre es bonito recuperar un poco de esa ilusión. El lugar perfecto para hacerlo es la Fira de Santa Llúcia.

La Fira de Santa Llúcia es un enorme mercado navideño que se organiza frente a la Catedral de Barcelona desde 1786. Está compuesto por 122 puestos en los que puedes encontrar de todo, desde eucalipto para decorar los pesebres hasta árboles de Navidad o figuritas. Nada de Papás Noel escaladores que dan mal rollo o sombreros de reno horteras. La feria ha mantenido su esencia a lo largo de las décadas, ofreciendo productos tradicionales y propios de la cultura local. Por supuesto, no faltan los caganers y pixaners, la parte más irónica del pesebre (Y la razón por la que muchos lo siguen montando).

fira de santa llúcia
Fira de Santa Llúcia frente a la Catedral de Barcelona.

 

 

Como cada año, también se celebrará el pasacalles de la  Carassa de Nadal y la Diada de les tradicions i costums nadalencs a Catalunya. Sin embargo, lo que más atraerá la atención de lo/as peques de la casa es el enorme Tió de Nadal que se instalará en la plaça de la Catedral. Por supuesto, habrá que ayudarle a hacer aguas mayores.

Y después de “firar”…

Si tras la Fira de Santa Llúcia tienes ganas de más espíritu navideño, te recordamos que este año, merece la pena que pasees un poco por el Barrio Gótico hasta dar con La Rambla. Su alumbrado navideño es de los más emotivos que encontrarás por Barcelona. A pocos pasos también tienes el Museu Frederic Marés, que este año alberga un pesebre inspirado en los bosques del Pedraforca.

fira santa llúcia
La Fira Santa Llúcia.