No se nos ocurre mejor forma de celebrar el Día Internacional del Beso que una de las obras de arte más especiales de Barcelona. Se titula ‘El mundo nace en cada beso’ y su lema es ‘Vive libre’.

Quien estableciera el 14 de febrero como Día de los Enamorados no podía estar más equivocado/a. En el caso de Barcelona, abril es el mes más romántico del año: la primavera se hace notar, es Sant Jordi y se celebra el Día Internacional del Beso. Tenemos la obra de arte perfecta para celebrar este canto al amor y al cariño: el mural de El mundo nace en cada beso, en la plaza Isidre Nonell.

Esta pieza se instaló en 2014 y está firmada por el fotógrafo Joan Fontcuberta y el ceramista Antoni Cumella. Se creó para conmemorar los trescientos años de la Caída de Barcelona el 11 de septiembre de 1714 (la que da origen a la celebración de la Diada). El mural se compone de 4.000 fotografías enviadas por los lectores de El Periódico que forman la imagen de un beso. Fontcuberta destaca que el lema de El mundo nace en cada beso es ‘Vivir libre’. Un mensaje que anima a afrontar el futuro con amor y entusiasmo a pesar de las dificultades. Como los barceloneses tras la derrota del 11 de septiembre ante las tropas castellanas. Huye del concepto de “muro de las lamentaciones” para dar lugar a “un muro de alegría, un propuesta optimista de futuro”.

Si buscas cuáles son las ciudades más románticas del mundo, te darás cuenta de que Barcelona aparece en casi todos los ránkings. El mural es solo una prueba más de que esta ciudad es perfecto para celebrar el Día Internacional del Beso. Si aún necesitas dar rienda suelta a tu amor, te proponemos recorrer Las Ramblas o echar un vistazo a estos encantadores restaurantes.